Tratamiento de caries en Valladolid

garabato azul
Tratamiento de caries

En todos los casos de odontopediatría, si los controles profesionales se retrasan o evitan, y se aplican de forma tardía o sin el rigor adecuado los tratamientos preventivos, el riesgo de caries progresiva aumenta, especialmente en la dentición temporal.

Los dientes y muelas de leche presentan la misma estructura que los dientes definitivos: capa de esmalte, capa de dentina y nervio o pulpa dental en el interior. Aun así, generalmente tienen menos resistencia al ataque de la caries; por ello tienen un gran riesgo de sufrir esta infección y que avance con rapidez, deteriorando su estructura e incluso afectando con gran facilidad a su nervio.

Cuando esto ocurre, la caries puede ocasionar procesos inflamatorios dolorosos en el hueso que sujeta el diente infectado y, en los casos más extremos, provocar incluso la pérdida prematura de esa pieza.

Por qué debemos cuidar y
tratar las caries en dientes de leche

garabato verde

La pérdida prematura de dientes de leche puede tener consecuencias muy serias. Aunque estos dientes tienen una vida limitada, deben mantenerse hasta que el niño crezca para preservar el espacio de los futuros dientes permanentes y mantener sus funciones masticatorias, estéticas y fonéticas.

Realizar revisiones y efectuar pequeñas radiografías de forma periódica es fundamental para poder detectar caries, lesiones dentales y cualquier otra anomalía que ponga en riesgo la salud de los dientes de leche, por pequeña que pueda parecer.

Las caras interdentales de todos los dientes de leche (que solo son visibles por medio de radiografías) y la cara oclusal de los molares (las superficies que contactan al masticar) son zonas críticas especialmente susceptibles a la generación de caries, especialmente en los niños más pequeños, cuya dieta es más blanda y azucarada y, por lo general, no aplican las correctas medidas de higiene y profilaxis dental.

Tratar la caries infantil en función de su gravedad

garabato-azul

En el momento en el que el odontopediatra examina la boca del niño y se encuentra con una caries, se pueden dar dos situaciones o supuestos que requieren tratamientos diferentes:

  • Si una vez detectada la caries, determinamos que solo afecta al esmalte del diente (la capa superficial), el tratamiento se limitará a aplicar las medidas preventivas pertinentes o a realizar una restauración o empaste.
  • Si, por el contrario, se detecta que la lesión de la caries ya ha evolucionado y comenzado a atacar la dentina (capa media del diente), el tratamiento debe incluir la descontaminación de la cavidad cariada y la posterior restauración (con un empaste u obturación más o menos complejo) o reconstrucción completa del diente.

Cuando diagnosticamos que la caries es profunda y está cercana al nervio, es probable que sea necesario tratar previamente el conducto pulpar. A estos tratamientos los incluimos dentro de la especialidad de “Endodoncia Infantil”

Tratamiento de la caries infantil:
Obturaciones e incrustaciones

garabato naranja

Como hemos visto, en función de la extensión y severidad de la caries el odontopediatra debe realizar reconstrucciones dentales más o menos complejas, tanto en dientes de leche como en dientes definitivos. Estas reconstrucciones pueden ser:

icono

Obturaciones o empastes

Obturaciones o empastes, generalmente de composite. Es el tratamiento restaurador de dientes cariados más común. Generalmente es el elegido para restaurar los dientes, rellenando las caries menos agresivas.

icono

Incrustaciones

Son restauraciones, generalmente cerámicas, que además de restaurar la estructura dental perdida por la caries, protegen las paredes dentales remanentes para evitar que se fracturen. Este tratamiento está indicado cuando una caries o un traumatismo han debilitado gran parte de la corona dental y llegado a dañar la pulpa o el nervio.

icono

Coronas o fundas

Estas restauraciones se emplean para reconstruir o proteger la totalidad de la estructura dental que es visible. En odontopediatría, este tratamiento se lleva a cabo después de un realizar una endodoncia infantil, cuando la corona dental está muy destruida o el nervio ha sido dañado gravemente.